Salir de pinchos por Santander se ha convertido en una cita obligada, tanto para los visitantes como para los propios santanderinos. La oferta gastrónomica de la ciudad es muy extensa, y también deliciosa, por lo que cuesta decidirse.

A continuación, y a modo de ayuda, planteamos quince locales, para así poder escoger.

  • Casa Lita. De calidad consolidada, ofrece mucha variedad y una cocina de calidad con originales pinchos. Está situado en el Paseo Pereda.
  • Cañadío. En la popular Plaza de Cañadío, sitio habitual de copas y vinos. Si vas un miércoles por la noche podrás disfrutar de pinchos a 1 euro.
  • La Casa del Indiano. Ubicada en el popular Mercado del Este, donde poder refugiarte y tomar algo tranquilamente. Su barra ofrece una amplia variedad de pincho de calidad.
  • Rampalay. El Mesón Rampaly es un restaurante con solera. Situado próximo a la Plaza Cañadío, su oferta es de cocina tradicional, pero a la vez apetitosos.
  • Asubio. Situado en Daoiz y Velarde. Gran variedad de pinchos para deleitarse con cada uno de ellos.
  • La Esquina del Arrabal. Un local de reciente apertura pero que ya ha conquistado a los santanderinos. Situado en la calle Arrabal, una de las más típicas de la ciudad.
  • La Cátedra. En la calle paralela al Arrabal, en la Del Medio. Barra repleta de pinchos, todos ellos del gusto de sus visitantes.
  • El Diluvio. Uno de los bares pioneros en tema de los pinchos. Ciudado con su barra…es adictiva. En la calle Ataúlfo Argenat, detrás del Paseo Pereda.
  • Ramonoteca. Calle Del Medio, próximo a La Cátedra. Oferta atractiva y una propuesta novedosa: “afterwork” de lunes a jueves: por 10 euros puedes tomar 2 cañas y elegir 6 pinchos diferentes.
  • Bar Cantabria y Casa Goria. En el Popular Río de la Pila. Comparten terraza, y buenos pinchos.
  • Bodega La Montaña. En la calle San Fernando, fuera de la zona de vinos. La Bodega La Montaña es un lugar de tradición, rica comida casera y buenos pinchos.
  • MasaMadre. Esquina calle Del Medio. Para visitar y delitarse con su cocina a cualquier hora del día.
  • Casa Ajero. Cerca de la Plaza Cañadío. Seguimos en la ruta de los buenos pinchos.
  • Viva La Pepa. Calle Tantín, próximo al Río de la Pila. Atractivos y novedosos pinchos para disfrutar en su terraza.
  • Papanao. Calle Hernán Cortés. Pasar de largo de este local es casi imposible. Una barra atractiva, como todas, y unos deliciosos pinchos.

Estos son algunos de los bares más populares y recomendables, pero obviamente hay más. Solo hay que recorrer la ciudad y dejarse atrapar por esas barras llenas de apetitosos pinchos, que se pueden disfrutar a cualquier hora del día.